Rinoplastia

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

La nariz está situada justo en el centro de la cara. Es un componente crítico en el perfil de una persona, ya que dicta el flujo de las líneas y es la pieza central de la cara, si se mira tanto frontalmente como lateralmente.

Imagen de rinoplastia

Por ese motivo, muchas partes de la cara están directa o indirectamente conectadas con la nariz. Si miramos a un individuo de frente tanto los ojos y las cejas como los extremos de los labios están influidos por la forma de la nariz.

Tener una nariz malformada, con un tamaño desproporcionado o torcida, puede afectar seriamente la forma en que se vean estas otras partes, lo que a su vez afecta al aspecto general del rostro. Además, la textura de la nariz también puede ser indicativo de la salud de una persona, el bienestar y el estilo de vida, por la forma de su nariz una persona puede ser retratada en la cultura popular. Por ejemplo, si una persona tiene una nariz aguileña, larga y con marcas, está persona te puede recordar a una bruja o un leproso, aunque en el resto de la cara tenga la piel lisa y sus proporciones sean adecuadas.

Esta es la razón por la que la nariz es muy importante en el rostro de una persona. Presenta una opción perfecta para mejorar su aspecto y esto se puede conseguir gracias a un procedimiento llamado rinoplastia.

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia viene de la palabra griega Rhinos que significa "nariz" y de la palabra Plassein que significa "dar forma". Éste es un procedimiento que utiliza la cirugía para mejorar, reforzar o corregir la función o el aspecto de la nariz. Comúnmente se puede llamar cirugía de nariz o rinoplastia y es uno de los procedimientos más populares de la cirugía plástica hoy en día. Se ofrece como un estándar en muchas de las principales clínicas de todo el mundo.

Pero es también uno de los procedimientos más antiguos, ya que algunos de los primeros casos de rinoplastia se remontan a antes del 500 antes de Cristo en la India. De hecho, una de las técnicas que se realizan actualmente en los procedimientos de rinoplastia utiliza un colgajo o flap frontal, esta técnica se desarrolló durente este período de tiempo y se ha mantenido casi sin cambios desde entonces. A través de los siglos, ciertos métodos y técnicas han sido utilizadas en los distintos casos de todo el mundo, construyendo a su paso los fundamentos de la rinoplastia moderna que se practica actualmente.

La rinoplastia puede servir tanto para fines estéticos como para prácticos. La rinoplastia reconstructiva se utiliza para mejorar la función nasal, como por ejemplo, para eliminar el exceso de tejido que bloquea las fosas nasales, la restauración de la forma de la nariz después de un trauma físico severo o la fijación o incluso la creación de una nariz si el paciente tuviera un defecto de nacimiento, un daño físico o como prevención de una malformación nasal.

La rinoplastia estética se realiza únicamente para corregir, mejorar, restaurar o cambiar por completo la apariencia de la nariz. Este procedimiento se lleva a cabo para conseguir una nariz más simétrica, corregir los golpes o las líneas de expresión no deseadas, ampliar o reducir su tamaño en función a las proporciones del rostro, para que sea más aguda o redondeada o por cualquier otra razón estética.

La rinoplastia en comparación con otras cirugías faciales

Debido a la posición de la nariz en la cara, mejorando el aspecto de la misma se puede mejorar la apariencia total de la cara de una persona. De hecho, se pueden mejorar otros rasgos faciales y muy menudo los cirujanos sugieren que los pacientes se sometan a una rinoplastia conjuntamente con otros procedimientos faciales, si lo consideran beneficioso para la mejora de su aspecto facial. Esto se hace porque simplemente la mejora de la apariencia nasal puede no ser suficiente y de hecho, puede deshacer la simetría general facial, incluso aunque las otras partes de la cara parezcan estar "bien".

Por ejemplo, se sugiere que el paciente se someta a una rinoplastia en conjunción con los aumentos de pómulos y de mentón, debido a las posiciones de los mismos y cómo las proporciones adecuadas de estas tres partes pueden mejorar enormemente las líneas generales y la apariencia facial.

Cuando una rinoplastia se realiza correctamente junto con otros procedimientos faciales, puede significar un gran beneficio para el paciente.

Resultados de la rinoplastia

Una de los aspectos más importantes que deben quedar resueltos antes de realizar la primera incisión, es el aspecto final del paciente. Es esencial que los pacientes y los cirujanos discutan lo que es posible, lo que no lo es y lo que el paciente quiere conseguir. Esto se hace para garantizar que, cuando el cirujano retire las vendas y el paciente se haya curado, el aspecto final de éste, sea el aspecto deseado y esperado. Este paso es importante para que no sean necesarias segundas operaciones u operaciones correctivas.

Muchos cirujanos muestran a sus futuros pacientes varias fotografías del antes y del después de clientes anteriores, al mismo tiempo esta acción te puede ayudar para evaluar las habilidades de tu cirujano y el resultado que puedes conseguir, aunque no sea de ninguna forma una garantía de un resultado exacto. Algunas clínicas avanzadas tecnológicamente pueden utilizar la última innovación informática para simular resultado final de un paciente usando modelos informáticos y gráficos que permiten dar al paciente una proyección más precisa del resultado que se puede obtener con la cirugía. También permite al paciente reajustar sus deseos mientras habla con el cirujano, dándole un mayor control y una mayor confianza en este tipo de cirugía.

Durante la primera visita con el médico, el punto más importante del que debéis hablar en primer lugar, es del problema que tienes con tu nariz. Por ejemplo, puede pensar que tu nariz es demasiado grande, demasiado pequeña, demasiado ancha, demasiado estrecha, que está torcida, que tiene una piel áspera, etc. Después el cirujano te dará su opinión profesional sobre el tema. Antes de acabar la visita, deberá quedar claro si se compromete a cambiar tu nariz como tú deseas.

Al definir el problema principal, el cirujano puede pensar inmediatamente las gestiones necesarias para arreglarlo y cuanto más preciso seas en tus explicaciones, más preciso será el resultado final. Por ejemplo, si dices: "Mi nariz es grande, quiero que sea más pequeña", no será lo mismo que si dices: "La punta de mi nariz es demasiado ancha y mis fosas nasales son muy grandes. Quiero que mi nariz bulbosa sea más afilada y mis fosas nasales sean más estrechas".

Estos detalles ayudan al cirujano a enfocar los problemas que quieres corregir y cómo los quieres corregir para que los resultados sean lo más satisfactorios posible.

Preparación para la rinoplastia

La visita inicial entre el paciente y el cirujano implica que el cirujano discuta sobre el tema principal con el paciente. Una vez hecho esto, el cirujano toma fotografías de la nariz, las medidas adecuadas y examina los registros de salud del paciente para prever cualquier posible complicación y para hacer frente a determinados factores de riesgo asociados con la cirugía. Los cirujanos también estudiarán qué tipo de anestesia se debe utilizar en cada caso, la cuál, en gran medida depende de la cantidad de trabajo que sea necesario y de la fisiología del paciente.

El día de la cirugía

El día de la cirugía lo primero que se hace es administrar al paciente la anestesia. En los casos graves, los pacientes serán sedado con el fin de reducir al mínimo su estrés. A partir de aquí, hay dos enfoques posibles, dependiendo del tipo de rinoplastia que se vaya a realizar: el método abierto o cerrado.

Para el método cerrado, el cirujano hace incisiones dentro de las fosas nasales, lo cual tiene un beneficio adicional ya que las posibles cicatrices quedarán ocultas. El método abierto requiere una incisión adicional en el exterior de la nariz, a través de la zona llamada "columela", que es la zona de la piel y el tejido que separa las dos fosas nasales. Estas incisiones dan al cirujano una visión del cartílago y de los huesos interiores para ajustar y conseguir el aspecto deseado.

La elección de cuál de estos dos métodos se utilizará depende de la cantidad necesaria de trabajo y la zona que se deba modificar.

Una vez se han hecho las incisiones y la piel que cubre el cartílago y el hueso de la nariz se ha retirado, se pueden efectuar los cambios. El primer cambio que se lleva a cabo, generalmente es la joroba nasal si está presente y si se quiere cambiar. Para corregir este primer problema se debe trabajar el hueso. Se elimina hueso con un cincel o con un "osteotomo" y un martillo. Una vez se elimina la joroba, los huesos se liman y se alisan.

El siguiente paso, si se desea, es alterar la punta de la nariz. Si es demasiado ancha y el paciente desea estrecharla, es durante esta etapa cuando se realiza este proceso. Existen muchos enfoques disponibles para hacer frente a este problema, el cirujano durante la reunión inicial con el paciente deberá haber escogido cuál de ellos es el más adecuado en este caso. Con cualquier método utilizado, una vez se ha finalizado, se ponen puntos de sutura para asegurar y apretar el pliegue del cartílago en el vértice de la nariz.

Los huesos nasales son los siguientes, si fuera necesario. Para reducirlos, se deben hacer dos incisiones en el hueso utilizando un cincel pequeño, aflojando una parte del hueso nasal y moviéndolo hacia adentro consiguiendo una posición más estrecha. Con este procedimiento se consigue de forma efectiva que la nariz en conjunto se vea más estrecha. Debido a que los cortes se realizan bajo la piel, no quedarán cicatrices visibles.

Cualquier cambio adicional se realiza durante esta etapa, pero si no queda ninguno más, las incisiones se cosen y la nariz se cubre para asegurar su curación en una posición correcta. Se utilizan vendajes y férulas con la finalidad de que la nariz quede bien sujeta. En primer lugar, la nariz se cubre con un cinta, para que se cure con su nueva forma. Una vez que la cinta está colocada, se pone una férula de metal sobre la nariz para asegurar la forma de la nariz. A continuación la férula se cubre con otro vendaje.

Cuidados postoperatorios

Una vez finalizado el procedimiento, el paciente podrá irse a casa ese mismo día. Pero hay algunas restricciones y precauciones que deben seguirse con la finalidad de facilitar una recuperación adecuada. El cirujano te recetará medicamentos, por lo general para calmar el dolor y unos antibióticos para combatir las infecciones. A veces, se recetan medicamentos con esteroides para acelerar el proceso de curación.

Aunque los pacientes puedan reanudar sus actividades diarias con normalidad, se recomienda que reducirlas durante una o dos semanas si es posible, para evitar que accidentalmente se pueda ver truncado el proceso de curación. Los puntos de sutura se podrán retirar a los cinco días y los yesos a la semana de la operación. Pero incluso entonces, el paciente deberá tener un gran cuidado con su nariz hasta pasado un año, debido a que la forma de la nariz cambiará ligeramente durante ese tiempo.

Posibles riesgos y complicaciones de la rinoplastia

Aunque es poco común, uno de los mayores riesgos es la infección. Esto se debe a que las incisiones de las fosas nasales están expuestas al aire, las bacterias y a otros irritantes. Esto puede provocar abscesos que tendrán que ser drenados quirúrgicamente. El sangrado también puede ser una posibilidad, especialmente si las incisiones no se curan correctamente, aunque este problema puede desaparecer fácilmente. Pueden aparecer obstrucciones nasales, que pueden causar dificultad en la respiración nasal y tendrán que ser recortadas.

Si el hueso nasal se mueve durante la recuperación, puede causar un aspecto asimétrico, ya se trate de lo que se llama comúnmente una deformidad de "pico de loro" o una deformidad de "nariz en forma de sillín", ambas deformidades son causadas ​​por un error quirúrgico. Con el método abierto el paciente puede experimentar una sensación de adormecimiento. Esta sensación puede durar meses o más en resolverse y puede causar una gran incomodidad al paciente.

Para evitar esto, los pacientes deben seguir diligentemente las instrucciones de cuidado del cirujano después de la operación y tomar la medicación necesaria con regularidad. Si alguna de las principales complicaciones aparecen, es importante que los pacientes informen a su médico inmediatamente y regresen a la clínica para una evaluación lo antes posible, con la finalidad de evitar que el problema empeore.

Una de las claves, es el factor psicológico, ya que existe el riesgo de que las personas perciban al paciente de una forma diferente que antes. Los estudios han demostrado que la nariz, ocupando la parte central de la cara, juega un papel integral en el momento de identificar a una persona. La gente que conoce al paciente puede verlo diferente, incluso inquietante, hasta el punto de afectar a su dinámica social con los demás. Si bien esto no es una preocupación médica, sí que es un riesgo que puede surgir del procedimiento.

Precio de la rinoplastia

El precio de la rinoplastia puede variar de una clínica a otra, pero el coste medio oscila aproximadamente entre 4.000 € y 4.800 €. En este precio se incluyen los honorarios del cirujano, el coste de la anestesia y el coste de la sala de operaciones.

Valoración: 4.7/5 (14 valoraciones)

Artículos relacionados con Rinoplastia