Aumentar pómulos

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

El aumento de pómulos es un procedimiento quirúrgico con fines estéticos que pretende realzar las mejillas en el rostro de una persona.

Imagen de aumentar pómulos

Para aumentar los pómulos, un cirujano plástico puede colocar un implante sólido sobre las mejillas, inyectar grasa del propio paciente o materiales de relleno para tejidos blandos, como el Restylane.

En algunas aunque raras ocasiones, el cirujando necesita realizar varios cortes en el hueso cigomático ( pómulo).

El aumento de pómulos se suele combinar con otros procedimientos quirúrgicos, como el estiramiento facial, el retoque de nariz o rinoplastia, la liposucción de cuello o el aumento de barbilla. El aumento de pómulos en sí, es un procedimiento relativamente sencillo que reestructura la zona de los pómulos , equilibra los rasgos faciales y rejuvenece, lo que puede provocar un aumento de autoestima en la paciente.

Beneficios del aumento de pómulos

Los implantes de pómulos en pacientes de edad avanzada ayudan a avivar la mirada, especialmente si la paciente tiene los ojos más hundidos a causa de su edad. Las mujeres más jóvenes si tienen unos pómulos planos, podrían desear ponerse unos implantes de este tipo para conseguir un aspecto más atractivo similar al de las modelos de la industria de la moda.

Los pómulos subdesarrollados pueden hacer que los otros rasgos faciales parezcan más prominentes y así crear un desequilibrio facial no deseado. Otro efecto beneficioso de la cirugía de aumento de pómulos es cambiar el tamaño de las mejillas para corregir defectos de nacimiento o causados por una lesión.

Tipos de aumento de pómulos

Los dos principales tipos de aumento de pómulos son los siguientes:

La cirugía de implantes faciales: Este procedimiento utiliza un implante sólido de silicona, politetrafluoroetileno expandido (ePTFE) o polietileno.

Los rellenos faciales de tejido blando: son alternativas temporales y menos invasivas que los implantes sólidos y pueden incluirse entre los materiales utiluzados el colágeno y el Restylane.

El último tipo de materiales de relleno proviene directamente de nuestro propio cuerpo, lo que elimina las posibilidades de rechazo. Una vez que este material se extrae de tu cuerpo, se prueba y se procesa para eliminar cualquier sustancia que pueda causar una reacción alérgica o una infección.

El coste de estos procedimientos y la duración de la eficacia pueden variar. Los más populares son el Alloderm (implantado), el Fascian (inyectado) y el Cymetra (una forma inyectable del Alloderm).

Las características de las pacientes

Las candidatos ideales para la cirugía de aumento de pómulos son aquellas que gozan de buena salud y están psicológicamente estables. A medida que envejecemos, algunas mujeres pueden perder la plenitud facial, especialmente en la zona de los pómulos. Cuando nos hacemos mayores, existe un mayor riesgo de pérdida de tejidos blandos. Este descenso de la piel provocado por la pérdida de los tejidos blandos, puede formar arrugas alrededor de la boca. Si este ha sido tú caso, puedes ser una buena candidata para el procedimiento de aumento de pómulos.

Sin embargo, esta no es la única razón por la que la gente quiere someterse a un aumento de pómulos. La falta de plenitud en las mejillas, que no está asociada con la edad, pueden solucionarse con el aumento de pómulos. Las pacientes femeninas se presentan frecuentemente con el deseo de tener unos pómulos más prominentes para conseguir un aspecto más femenino o más elegante.

Estas condiciones suelen reflejar una deficiencia en el contorno óseo subyacente (esqueleto facial). Hay pacientes a las que ya se les inyectó en las mejillas materiales de relleno de tejidos blandos y quedaron encantadas con los resultados. Como esta cirugía no es permanente, después de que los efectos menguasen decidieron ponerse implantes de pómulo para garantizar una solución permanente.

El procedimiento de los implantes de pómulos

El aumento de pómulos se realiza generalmente como un procedimiento ambulatorio que suele durar una hora o menos. La cirugía se puede realizar bajo anestesia general o anestesia local con sedación y se pone una inyección de epinefrina para limitar la contusión. El cirujano hace una pequeña incisión dentro de la boca (por encima del labio superior) y el implante se inserta a través de la incisión. Se coloca en su lugar o por debajo del pómulo. Después de la cirugía, el paciente generalmente debe permanecer en la clínica unas horas para que la anestesia desaparezca.

Después de la cirugía, a los pacientes se les venda la cara para proteger las heridas. Normalmente, está se hincha y salen moretones, por ese motivo, es recomendable que el paciente se ponga bolsas de hielo, ya que ayuda a aliviar la hinchazón excesiva o el dolor.

El procedimiento de los rellenos faciales

El procedimiento para la aplicación de rellenos faciales dependerá del producto o del material utilizado. Éste es un tema que se debe discutir previamente con el médico. Pero en general:

Transferencia de grasa

Tanto la zona donante y las zonas receptoras de deben limpiar y desinfectar previamente. Se les inyecta anestesia local y se extrae la grasa utilizando una jeringa con una aguja o una cánula (el mismo instrumento utilizado en la liposucción) que está conectada a un dispositivo de succión. La grasa se procesa y se inyecta en la zona receptora con una aguja. A veces se coloca un vendaje sobre la zona dónde se debe inyectar la grasa.

Al igual que en las inyecciones de colágeno, es necesario "sobrerellenar" la zona receptora, ya que una parte de la grasa inyectada es absorbida durante las primeras semanas. Esto puede hacer que el rostro se vea hinchado, pero sólo se trata de una condición temporal y no debes alarmarte.

Los materiales no biológicos

El médico marcará las zonas de aplicación mientras tú estás semisentado. Generalmente, se enfría la zona con una bolsa de hielo para evitar la equimosis (mancha de sangre). El paciente permanece en la misma posición semisentado o también puede ser reclinado. El relleno se inyecta a través de la piel en las zonas a tratar con una aguja muy fina. La mano del médico que no sujeta la aguja, se utiliza para evaluar la calidad de la inyección y para proporcionar un masaje en la zona inyectada. Los pacientes, en general, experimentan una mínima incomodidad con este procedimiento que tan sólo dura varios minutos. Los pacientes están listos para salir de la consulta poco después de que se haya realizado el procedimiento.

Con los rellenos faciales, la técnica que utilice el médico es muy importante para que los resultados sean naturales. Los profesionales médicos por lo general inyectarán el líquido en primer lugar en la zona de la dermis profunda o sub-cutánea hasta la región dónde está situados el pómulo en la cara.

Dependiendo de las características faciales de la paciente y las preferencias personales, los médicos pueden dar a las mejillas una curva suave o un efecto más definido. Las pacientes que desean tener unos pómulos más prominentes y definidos pueden necesitar relleno adicional en la parte superior de la zona del hueso de la mejilla para conseguir sus resultados deseados.

Recuperación de los implantes de pómulos

La recuperación después de la cirugía de los implantes de pómulos es similar al de las otras principales cirugías faciales. Después de la cirugía, tus signos vitales serán monitoreados hasta que el médico crea que estás lista para darte el alta hospitalaria. Lo más probable es que sufras algunas molestias que pueden camuflarse con los efecto de la anestesia. También puedes sentir un poco de náuseas por la anestesia. El malestar se puede aliviar con los medicamentos que tu médico te recete. Son de esperar, algunas reacciones emocionales causadas por una reacción a la anestesia. Puedes tener escalofríos, si éste es tu caso, pide una manta a la enfermera.

En general, las molestias pueden aliviarse con los medicamentos recetados. Sin embargo, si sientes un dolor excesivo una vez estés en casa, deberás llamar inmediatamente a tu cirujano o al equipo de soporte de la clínica. Después de la cirugía, necesitarás que alguien te lleve a casa y si vives sola, sería una buena idea que alguien pudiera quedarse contigo al menos la primera noche.

Una vez estés en casa, debes mantener la incisión y los puntos limpios y secos. La humedad de los líquidos o las cremas pueden conducir a la inflamación o a la infección. Se te entregarán unas instrucciones adicionales en relación con los puntos, las aplicaciones del Steri-Strip o sobre el pegamento quirúrgico. Debes mantener una escrupulosa higiene bucal para incisiones intraorales . Se puede lograr utilizando un enjuague bucal antiséptico durante el día. También debes limitar tu dieta, lo más probable es que el médico te haya indicado que sólo debes ingerir alimentos líquidos hasta que las incisiones se curen completamente. Si necesitas tocar cualquier herida para aplicar los medicamentos recetados, debes usar guantes de látex o lavarte las manos previamente.

Tómate la temperatura corporal con regularidad, ya que a menudo, una temperatura elevada suele ser un indicio de infección. Toma todos los antibióticos a las horas correspondientes hasta que finalice el tratamiento. Debes tener en cuenta, que algunos antibióticos pueden hacer que las píldoras anticonceptivas no sean eficaces. El médico también te recetará medicamentos para el dolor que debes tomar regularmente para aliviar el malestar. Seguramente tendrás la zona inflamada durante el período de recuperación, que como máximo puede durar de tres a cinco meses. Aunque la inflamación también puede durar menos.

Es muy probable que aparezcan moretones, la gravedad de los cuales dependerá de la fisiología de la paciente. Si éste es tu caso, aplica compresas frías en la zona, ya que ayuda a aliviar este problema. Sobretodo debes ser cuidadosa con la zona de la cirugía y mantener la línea de incisión húmeda. Para conseguir este propósito puedes usar compresas calientes 48 horas después de la cirugía.

No deberás tumbarte completamente para dormir, tendrás que estar bastante reclinada. Puedes dormir en un sillón reclinable o ponerte dos o tres almohadas bajo la espalda y la cabeza. Esta postura reduce el dolor y la hinchazón. Aunque puedes sentirte muy cansada, tu cirujano te aconsejará que camines tan pronto como te sea posible para eliminar el riesgo de formación de coágulos de sangre. No podrás realizar ningún tipo de ejercicio o actividad vigorosa por lo menos durante las tres semanas posteriores a la cirugía. Ten en cuenta que todo lo que produzca una elevación de la presión arterial puede causar sangrado.

Puedes notar entumecimiento, en un primer momento, durante tu período de recuperación, causado por la hinchazón. Esto generalmente desaparece a las pocas semanas, pero, en raras ocasiones, la pérdida de la sensibilidad de la zona puede ser permanente. Puedes experimentar sensaciones inusuales como dolores agudos, ardor u hormigueo que pueden emanar de los nervios a medida que comienzan a funcionar de nuevo.

La recuperación después de la cirugía de los implantes de pómulos puede ser un poco aburrida y tediosa, al igual que lo sería cualquier otra cirugía realizada en o alrededor de la boca y la cara (especialmente puedes experimentar dolor cuando comes), pero los resultados pueden compensar esas molestias.

La recuperación de los rellenos faciales

Por lo general, no se contempla un período necesario de recuperación para la paciente después de haberse sometido a las inyecciones de rellenos dérmicos. Sin embargo, sí que se debería hacer un seguimiento de algunos de los efectos del procedimiento, como el enrojecimiento, la hinchazón y los moretones que están considerados reacciones normales y que deben desaparecer. Se te proporcionará una lista de instrucciones a seguir, para ayudarte a evitar complicaciones para proporcionarte resultados de calidad. En estas instrucciones se incluyen: La higiene, el cuidado de las zonas inyectadas, los medicamentos que debes evitar y los tipos de movimientos faciales que debes realizar y los que debes evitar durante el día del procedimiento. Es aconsejable que te cojas el día de la intervención libre en el trabajo.

Los riesgos asociados con la cirugía de aumento de pómulos

Los riesgos asociados con la cirugía de aumento de pómulos, como en todas las cirugías estéticas, están divididos en dos categorías básicas. En primer lugar, son los riesgos quirúrgicos estándar que acompañan a cualquier procedimiento quirúrgico. En segundo lugar, hay riesgos que son exclusivos de un determinado procedimiento.

En los riesgos quirúrgicos estándar se incluyen los moretones, la hinchazón, el sangrado, las cicatrices, la infección, el entumecimiento y una pérdida permanente de sensibilidad en la zona donde se realizó la cirugía.

Entre los riesgos especiales de los implantes de pómulos, el mayor riesgo es que el paciente no esté satisfecho con los resultados (lo cual es raro) y la preocupación de que el implante de pómulo se mueva y entonces, sería necesaria realizar una segunda operación. Hay algunas precauciones que se deben tener en cuenta después de la cirugía, ya que pueden ayudar a reducir algunos riesgos potenciales.

Por ejemplo, la paciente no deberá masticar después de la cirugía, así que deberá seguir una dieta alimentos blandos durante varios días. Los deportes que implican contacto físico también se deben evitar, así como cualquier presión ejercida sobre la mejilla o actividad extenuante.

Como se mencionó anteriormente, deberías ir acompañada a la intervención, para tener a alguien que te lleve a casa el día de la cirugía. Si vives sola, alguien debería dormir en tu casa al menos la primera noche. Asegúrate de ponerte ropa ancha y con botones para que no tengas que pasar la cabeza por el cuello de una camiseta, evitando así cualquier roce indeseado en la mejilla. Al igual que con todas las cirugías, si eres fumadora, el cirujano puede pedirte que dejes de fumar durante un tiempo determinado antes y después de la cirugía. A efectos de la anestesia, debes preguntar a tu cirujano si puedes comer o beber la noche anterior a la cirugía.

Precio del procedimiento

El coste específico de los implantes de pómulos es difícil de concretar, ya que depende de los procedimientos, los cirujanos, el coste medio de los implantes de pómulo y también de las regiones geográficas. El coste de la cirugía de pómulos en sí varía, pero generalmente oscila entre 1.600€ y 2.450€. Sin embargo, los costes de laboratorio para los análisis de sangre, las radiografías, la anestesia, los honorarios de las instalaciones y otros costes asociados también deben ser considerados. Dependiendo del cirujano y los gastos médicos relacionados, el coste del aumento de pómulos puede tener ser entre 1.950€ y 4.070€. Sin embargo, el precio de los implantes de pómulo se pueden reducir considerablemente si el procedimiento se realiza en conjunto con otro procedimiento de cirugía plástica facial.

Los procedimientos faciales de relleno varían ampliamente, al igual que sus costes. Éstos son algunos ejemplos:

El colágeno bovino

Normalmente la cirugía se realiza en la consulta médica. Antes de realizarla, se debe hacer una prueba en la piel, ya que la mayoría de personas son alérgicas al colágeno bovino. El tiempo requerido para el procedimiento va de 5 a 15 minutos y se puede hacer con o sin anestesia, a veces también se puede utilizar un bloqueo nervioso. Los duran de dos o cuatro meses después de la cirugía y el coste de ésta puede ir desde los 162€ a 325€, por lo que es una alternativa más económica.

El Restylane y el Perlane

La cirugía, por lo general, tiene lugar en la misma consulta. No hay necesidad de realizar una prueba de piel ya que ambos productos se fabrican a partir ácido hialurónico que es una sustancia natural que crea volumen en la piel. El tiempo requerido para el procedimiento es de 5 a 15 minutos y se puede hacer con un bloqueo nervioso, anestesia tópica en crema o spray freón (en frío) para adormecer la zona inyectada, junto con anestésicos locales inyectados o sedantes. Los efectos duran 12 meses y el coste medio es de 406€ a 813€ por tratamiento.

Transferencia de grasa

La cirugía, por lo general, se lleva a cabo en la misma consulta. En este caso, tampoco es necesaria una prueba de piel, ya que lo que se inyecta es la grasa del propio paciente y el tiempo requerido para el procedimiento es de 5 a 15 minutos. El cirujano puede utilizar un anestésico local para adormecer la zona y los efectos secundarios pueden ser algo de hinchazón, moretones o enrojecimiento tanto en la zona donante como en las zonas receptoras. No deberás exponerte a la luz solar directa hasta que desaparezcan el enrojecimiento y los moretones, que por lo general, suelen duran aproximadamente unas 48 horas. Los efectos pueden durar desde varios meses hasta para siempre. Puedes necesitar más de una sesión de inyecciones o tener suficiente con una sola. El coste medio es de 1.600€ a 3.660€ por tratamiento.

Temas a tratar con tu cirujano durante la primera visita

Te damos una idea de las 10 preguntas que puedes hacerle a tu médico sobre el aumento de pómulos:

  • ¿Cuáles son los resultados reales que puedo esperar de la cirugía?
  • ¿Dónde se realizará la cirugía? ¿el centro está acreditado?
  • ¿Qué tipo de implante se recomienda y por qué?
  • ¿Cuál es el coste total del procedimiento (y de cualquier seguimiento que deba realizarse)?
  • ¿Cuáles son los riesgos que implica la cirugía de aumento de pómulos?
  • ¿Con qué frecuencia se producen complicaciones en esta práctica (porcentaje de los pacientes afectados)?
  • ¿Cuál es la política relativa a la reparación de la cirugía si el procedimiento no alcanza los resultados acordados?
  • ¿Qué experiencia tiene el cirujano que va a realizar el procedimiento?
  • ¿Cuáles son mis opciones de anestesia?
  • ¿Alguna vez había la cobertura del seguro de la clínica de mala praxis ha sido rechazado, suspendido o revocado?
Valoración: 4.3/5 (22 valoraciones)

Artículos relacionados con Aumentar pómulos