Quitar tatuajes

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

Los tatuajes han existido desde tiempos antiguos. En algunas momias del antiguo Egipto se han descubierto evidencias de los tatuajes.

Imagen de quitar tatuajes

El proceso de tatuar consiste en la inyección de diversos pigmentos de color en los minúsculos agujeros que se hacen en la piel. Por ese motivo, el proceso es más o menos permanente.

Un tatuaje puede desaparecer, con el tiempo, pero la pigmentación todavía podrá verse en los últimos años. Por esta razón, es posible que haya gente que desee quitarse el tatuaje.

Se pueden eliminar tatuajes con éxito a través de varios métodos. Sin embargo, con la mayoría de los procedimientos quedará algo de coloración o cicatrices. La visibilidad de estos defectos depende de diferentes factores, como la ubicación del tatuaje, el método que se utilizó para hacerlo, la fisiología del individuo, su tamaño y el tiempo que se ha llevado el mismo.

Por ejemplo, sería más fácil eliminar un tatuaje hecho por un tatuador profesional. Esto se debería a que un profesional es capaz de inyectar el pigmento de forma uniforme, colocándolo en una profundidad constante de la piel. En el caso de que el tatuaje esté hecho por un tatuador amateur, la tarea de quitarlo será más complicada. Para los tatuajes de gran tamaño, el eliminarlos también puede ser difícil.

Beneficios de la eliminación de tatuajes

Hacerse un tatuaje es una decisión muy personal que a veces puede estar basada en las emociones que pueden cambiar con el tiempo. Si una persona se hace un tatuaje que expresa una ideología actual, un concepto artístico o una declaración de amor hacia otra persona, estas cosas pueden cambiar con el tiempo. Al darse cuenta de que tiene una señal "permanente" en su cuerpo con la que ya no está de acuerdo, esa persona puede quedar traumatizada.

Quitarse el tatuaje, puede dar a la persona una perspectiva nueva y fresca de la vida y una sensación de "empezar de nuevo". Tener el control sobre el propio cuerpo es una poderosa motivación psicológica.

Características del paciente

Los candidatos ideales para quitarse tatuajes son aquellas personas que gozan de buena salud, tanto física como psicológica y que desean cambiar su aspecto. Deben ser no fumadores o por lo menos ser capaces de abstenerse de fumar durante el periodo de tiempo que dure el tratamiento. El tratamiento puede alargarse varias sesiones. El paciente debe tener unas expectativas realistas de los resultados y estar dispuesto a invertir el tiempo necesario para completar el tratamiento.

Las personas que se someten a este procedimiento no deben ser propensas a la formación de cicatrices o que tengan cicatrices en la zona tatuada. El tatuaje que se desee quitar no deberá tener ningún pigmento fluorescente. El paciente no deberá tener enfermedades en el tejido conectivo como por ejemplo, lupus, ya que no puede haberse tomado Accutane por lo menos a 18 meses antes de iniciar el tratamiento.

Procedimientos para eliminar tatuajes

Existen varios procedimientos disponibles para quitar tatuajes. Estos son los siguientes:

Quitar tatuajes con láser: Esta es la forma más común para quitar tatuajes. Consiste en la utilización de una luz de alta intensidad del láser que elimina el tatuaje mediante la ruptura de la coloración del pigmento. A medida que se van realizando más tratamientos, más luz láser penetra en la piel para eliminar la tinta. Sin embargo, hay un límite en el número de tratamientos que se pueden realizar de forma segura. Demasiados tratamientos aplicados sobre la misma zona, podrían dañar la piel y dejar cicatrices permanentes.

Hay varios factores que en última instancia pueden afectar al resultado de los tratamientos con láser. Entre estos se incluyen, el tipo de láser utilizado, el número de procedimientos y las reacciones físicas del paciente al tratamiento. Puede ser necesario que al paciente se le realicen entre una y diez sesiones para completar el tratamiento.

Tratamiento de luz intensa pulsada (IPL): El tratamiento de IPL es una técnica que utiliza una luz intensa, enfocada sobre las capas superiores de piel para quemar el tatuaje. Este procedimiento también estimula el crecimiento de piel nueva. Esto hace que el tatuaje sea mucho menos visible cuando la piel se cure. Este tratamiento es menos doloroso que el tratamiento con láser, requiere menos sesiones y éstas pueden ser más eficaces. Debido al tiempo que se necesita para que la piel se cure, por lo general, el paciente deberá esperarse 12 meses para ver los resultados finales.

Cremas que deshacen los tatuajes: Las cremas tópicas son un método no invasivo para quitar tatuajes. Si el paciente utiliza estas cremas durante un período de tiempo específico, con el tiempo el tatuaje puede desaparecer. Sin embargo, los resultados no se pueden garantizar y algunas cremas pueden provocar cicatrices por quemaduras de la piel. Entre los aspectos positivos de este método podemos destacar que se trata de un método más barato en comparación con el método de láser, los tratamientos de IPL, etc. Este es el método menos fiable para quitar tatuajes y se suele recurrir a ellos cuando los demás métodos tienen un precio prohibitivo para nuestra situación económica.

La escisión: Este método consiste en la real eliminación de la piel tatuada. Una vez se elimina esta zona, la piel se cose con puntos de sutura para cerrar las incisiones. Este procedimiento generalmente se utiliza con los tatuajes más pequeños, pero también puede realizarse con tatuajes más grandes. Los tatuajes grandes requieren un injerto de piel de otra zona del cuerpo.

La dermoabrasión: Este es un procedimiento quirúrgico en la que el médico utiliza un instrumento de lijado médica para "lijar" o eliminar las capas superiores de la piel. Con este procedimiento se revelan las nuevas capas de piel existentes por debajo del tatuaje y por lo tanto, este método es capaz de quitar el tatuaje. Este procedimiento requiere anestesia local. El periodo de recuperación puede extenderse durante varias semanas. Este procedimiento no está recomendado para aquellas personas propensas a las cicatrices, a la hipopigmentación (aclaramiento de la piel) o a la hiperpigmentación (oscurecimiento de la piel).

La salabrasion: Es una técnica muy antigua que consiste en inyectar en la zona tatuada epinefrina y lidocaína, un anestésico que controla el sangrado y los moretones. La zona tatuada se frota vigorosamente con un bloque de lijado hecho de sal o con sal natural. Este método puede ser muy doloroso y generalmente se utiliza sólo cuando los otros métodos o no son médicamente viables o su precio es prohibitivo para el paciente.

Las inyecciones de solución salina: Este método implica inyectar en la zona del tatuaje lidocaína y agua salada, es decir, una solución salina, que ayudará a romper los pigmentos del tatuaje. Esta solución en realidad no elimina el tatuaje, pero puede difuminar la imagen significativamente.

Recuperación después de quitar un tatuaje

Los detalles del periodo de recuperación dependerán del tipo de tratamiento que recibas. Por ese motivo es importante que discutas todos los detalles de la recuperación con tu médico.

Generalmente, la zona tratada estará enrojecida durante varias semanas. También pueden aparecer algunos hematomas. La posibilidad de sangrado se hace más evidente cuando se eliminan tatuajes profundos. El médico puede tratar la zona con cremas antibióticas y con la aplicación de un vendaje.

El tiempo de recuperación total dependerá de la fisiología del paciente y la extensión del tratamiento en particular. La zona tratada puede sufrir cierta decoloración o exhibir una textura diferente de la piel. Esto mejorará poco a poco. Es importante que evites exponer la zona tratada a la luz solar directa o si no tuvieras más remedio, utilizar un buen protector solar cuando la expongas. Es imprescindible que alertes a tu médico inmediatamente si sospechas tienes infección, ya que esto podría conducirte a graves problemas permanentes, cicatrices, etc.

El médico te dará una serie de instrucciones generales durante el periodo de recuperación que debes seguir, entre ellas podemos incluir: el uso de un limpiador suave para limpiar la zona tratada, también puede recomendar loción hidratante especial. Asegúrate de evitar todos los productos exfoliantes y los productos hechos a base de ácido ya que estos actúan como irritantes y pueden retardar el proceso de curación.

La mayoría de los pacientes quedan satisfechos con los resultados obtenidos a través de estos tratamientos de eliminación profesional cualificados. Debes tener en cuenta que el aspecto de la piel de la zona tratada nunca será exactamente el mismo que antes de tener el tatuaje.

El periodo de recuperación de la dermoabrasión: Con la dermoabrasión, es necesario discutir las diversas complicaciones y los riesgos con tu médico. Si has tenido antecedentes médicos también los debes exponer durante la primera visita. Aquellas personas susceptibles a la cicatrización, que tienen ciertas condiciones médicas o que sufren infecciones en la piel, tal vez deseen reconsiderar la dermoabrasión como una opción en su caso en particular.

Las personas con tonos de piel más oscuros pueden tener una mala reacción a la dermoabrasión. El rejuvenecimiento facial con láser, los peelings químicos y la dermoabrasión pueden dañar ciertas pieles étnicas. Existe la posibilidad que tu médico te desee realizar una "prueba rápida" sobre una pequeña zona, si existe alguna incertidumbre de posible reacción.

Los pacientes que se han sometido a este tratamiento pueden sufrir ampollas, puntos blancos (o milia), hiper-pigmentación, hipo-pigmentación o formación de tejidos cicatrizantes. Si has tomado Accutane en los últimos 18 meses, debes ser consciente de que el Accutane causa un engrosamiento de la piel, lo que puede conllevar un riesgo de cicatrices permanentes.

Los riesgos asociados con eliminación de tatuajes

La infección es siempre una preocupación en cualquier procedimiento quirúrgico. Por lo tanto, se debe tener cuidado al tocar la zona tratada. Asegúrate de que tus manos estén limpias cuando toques la zona, que las vendas que te la cubran sean estériles. También, asegúrate de comprobar las credenciales del centro médico dónde estás recibiendo el tratamiento, ya que la utilización de una maquinaria defectuosa puede causar cicatrices o quemaduras.

Lo mismo se puede decir de los técnicos calificados. Tanto la hiper-pigmentación que es el oscurecimiento de la piel como la hipo-pigmentación que es el blanqueamiento de la piel, son riesgos a los que nos exponemos cuando nos sometemos a este tipo de tratamiento. Se pueden desarrollar pequeños quistes superficiales causados por los tratamientos con láser. Aunque este problema no debe preocuparnos especialmente ya que éstos pueden ser eliminados fácilmente con cirugía.

Precio de quitar un tatuaje

De media, e precio para quitar de tatuajes con láser puede oscilar entre 160 € y 400 € por sesión. El precio depende de varias cosas, entre las que se pueden incluir el tamaño y el tipo de tatuaje y la experiencia del cirujano que realiza el procedimiento.

Como es muy probable que sean necesarios varios tratamientos para completar el proceso, los gastos totales para quitar un tatuaje podrían variar desde 800 € hasta 8.000 € o más.

Otros costes de quitar tatuajes

El coste total del IPL se compone del coste "por impulso" y por lo tanto, dependerá del número de impulsos necesarios para quitar el tatuaje. La horquilla de precios va desde 8 € a 12 € por cada impulso.

Es posible que desees preguntar acerca de tus opciones de financiación a tu cirujano plástico con el fin de cubrir los costes para la eliminación de tatuajes.

Cuestiones a tratar con tu médico durante la primera visita

Durante la primera visita con el médico, debes aprovechar la oportunidad de despejar todas tus dudas y hablar con él sobre varios temas. Te demos unos ejemplos:

  • ¿Tengo unas expectativas realistas acerca de los resultados?
  • ¿Cuál es el procedimiento para quitar tatuajes más adecuado en mi caso y por qué?
  • ¿Dónde se realizará el procedimiento? ¿Es un centro acreditado?
  • ¿Cuáles son mis opciones de anestesia?
  • ¿Cuál es el nivel de experiencia del cirujano con respecto al procedimiento propuesto? ¿Cuántos tratamientos ha realizado en el último año?
  • ¿Qué debo esperar durante el periodo de recuperación?
  • ¿Cuáles son los riesgos a los que me expongo?
  • ¿Qué porcentaje de pacientes han tenido complicaciones médicas durante el último año?
  • ¿Cuál es la política para corregir o tratar los procedimientos cuyos resultados no se ajustan a los resultados convenidos?
  • ¿Cuánto cuesta el procedimiento completo y qué opciones de financiación tengo (si fuera necesario)?.
Valoración: 3.8/5 (24 valoraciones)

Artículos relacionados con Quitar tatuajes