Abdominoplastia

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

La abdominoplastia es un procedimiento de cirugía plástica que se realiza para obtener un mejor perfil abdominal.

Imagen de abdominoplastia

Este procedimiento aplana el abdomen mediante la eliminación del exceso de piel y de grasa y tensa los músculos abdominales.

La abdominoplastia, se suele realizar generalmente por las mujeres con tejidos flácidos después del embarazo o personas con flacidez en la piel de la región abdominal después de una pérdida importante de peso.

Candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son tanto hombres como mujeres con una condición física relativamente buena que quieren eliminar la flacidez o la grasa en la zona abdominal, que no mejora con el ejercicio.

El embarazo puede hacer que la piel y los músculos se estiren hasta el punto que ya no puedan volver a su forma original. La abdominoplastia es una técnica particularmente beneficiosa para las mujeres a quienes les resulta muy difícil conseguir un abdomen más plano.

La gente que ha perdido mucho peso gracias al ejercicio, a la dieta o a la cirugía bariátrica y tienen un exceso de piel en la zona abdominal se pueden beneficiar de la abdominoplastia. Las personas mayores también son consideradas buenas candidatas para esta cirugía.

Con el paso del tiempo, la piel pierde su elasticidad y la piel del abdomen se puede descolgar. La abdominoplastia puede mejorar significativamente la forma del abdomen de los pacientes de avanzada edad.

Si estás considerando someterte a una abdominoplastia para mejorar tu aspecto, debes tener unas expectativas realistas acerca del procedimiento. Aunque esta cirugía estética puede mejorar tu apariencia y promover la confianza en uno mismo, el resultado no siempre puede coincidir con la imagen exacta que tienes en mente. Por eso, es muy importante hablar con tu cirujano plástico del tipo de resultados que esperas obtener con la abdominoplastia.

Posibles riesgos

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen su parte de incertidumbre, riesgos y posibles complicaciones. Cada año, se realizan con éxito miles de abdominoplastias. Los resultados generalmente son positivos cuando este procedimiento lo realizada un cirujano plástico cualificado que está entrenado en los procedimientos del contorno corporal. Sin embargo, no podemos descartar los riesgos conocidos, así como las complicaciones asociadas con la abdominoplastia.

Dos de las complicaciones postoperatorias son las infecciones y los coágulos de sangre. Aunque la incidencia de estas complicaciones es poco común, se pueden producir. Para contrarrestarlas se realizan unos drenajes y se le administran al paciente antibióticos para tratar la infección. Debido a esta complicación, la estancia del paciente en el hospital se puede prolongar. El riesgo de coágulos de sangre puede minimizarse, haciendo que el paciente se mueva lo antes posible.

Una mala cicatrización puede provocar que al paciente le queden unas cicatrices antiestéticas, incluso éstas pueden requerir una cirugía correctiva. A los fumadores se les aconseja dejar de fumar, ya que el tabaco aumenta el riesgo de las complicaciones y puede retardar el proceso de curación. Asegúrate de seguir correctamente tanto las instrucciones preoperatorias como las postoperatorias que tu cirujano te indique, ya que tienen el propósito de disminuir el riesgo de experimentar cualquier tipo de complicación.

Precio de la abdominoplastia

Los costes de una abdominoplastia pueden oscilar entre 4.000 € y 7.200 €. Si se realizan procedimientos adicionales al mismo tiempo, significaría un aumento en el coste. Cuando este procedimiento se realiza junto a una liposucción y un aumento de pecho, por ejemplo, el precio total de los tres procedimientos puede oscilar entre 12.000 € y 16.000 €.

Las contraindicaciones de la abdominoplastia

La abdominoplastia no está aconsejada para los pacientes con graves problemas de salud, como enfermedades del corazón, obesidad severa y un historial de enfermedades tromboembólicas. El tabaquismo y las expectativas poco realistas de los pacientes también están considerados como contraindicaciones de la abdominoplastia.

Preparación para la cirugía

Durante la primera visita, el cirujano plástico evaluará tu estado general de salud. También evaluará el grado de depósitos de grasa de la zona abdominal, así como la calidad de la tonificación de tu piel. Asegúrate de comentarle toda la información que sea necesaria, como la ingesta habitual de medicamentos o vitaminas y suplementos alimenticios, tus hábitos personales como fumar y/o si eres alérgico.

Asegúrate de hablar con tu médico acerca de tus preocupaciones acerca de la abdominoplastia. Te informará de los posibles resultados, riesgos, costes del procedimiento, etc. Si tienes unas expectativas realistas acerca de los resultados del procedimiento y estás preparado para un largo periodo de recuperación y eres consciente de las posibles consecuencias de una cicatriz permanente, entonces la abdominoplastia puede ser una opción correcta para ti.

Una vez que hayas decidido someterte a una abdominoplastia, tu cirujano programará el procedimiento y te dará una lista de preoperatorios. A los pacientes que quieran someterse a una abdominoplastia, se les deberán hacer unas pruebas de diagnóstico, análisis sangre rutinarios, pruebas de esfuerzo y cardiológicas.

Es probable que tu cirujano plástico te pida que dejes de tomar ciertos medicamentos dos semanas antes de la cirugía. Entre estos medicamentos se suelen encontrar los medicamentos que aumentan el riesgo de sangrado, como por ejemplo, la aspirina, los anticoagulantes, la vitamina E y los no esteroides antiinflamatorios.

El procedimiento de la abdominoplastia

Normalmente, la abdominoplastia se realiza con anestesia general, pero también se puede realizar con anestesia local y con un sedante. Esta cirugía dura aproximadamente entre dos y cinco horas.

Abdominoplastia completa

La abdominoplastia por lo general comienza con una incisión a través del abdomen, de cadera a cadera, justo por encima del vello púbico. Se realiza otra incisión alrededor del ombligo para liberarlo del tejido circundante abdominal.

Se separa la piel de la pared abdominal para exponer los músculos rectos abdominales y poder apretar esta faja abdominal natural. Estos músculos, por lo general, son los que se han cedido durante los embarazos anteriores. Los músculos verticales se cosen con puntos de sutura en la nueva posición. Este paso da como resultado que los músculos abdominales se aprietan y por lo tanto, se reduce la circunferencia abdominal.

Una vez que los músculos se han reposicionado y se han apretado, se elimina el exceso de piel y de grasa. La piel restante se coloca sobre la región abdominal y se sutura. El ombligo se coloca y se cose con puntos de sutura en su nueva ubicación. En la mayoría de los casos, se lleva a cabo también una liposucción con la finalidad de refinar la zona abdominal tratada.

Abdominoplastia parcial o miniabdominoplastia

La miniabdominoplastía o la abdominoplastia parcial es una buena opción para los pacientes que se pasan un 10% de su peso ideal. Este tipo de abdominoplastia es menos invasiva, la incisión es más pequeña y no requiere una incisión alrededor del ombligo. A veces esta cirugía se lleva a cabo junto a una liposucción, con ésta, la grasa concentrada bajo el ombligo se retira. En este procedimiento se aprietan los músculos desde el ombligo hasta el pubis.

Si tienes un 20% más de tu peso ideal, es muy probable que tu cirujano plástico te recomiende una abdominoplastia completa.

Recuperación de la abdominoplastia

Debes tener en cuenta que una abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico de nivel superior. Como con cualquier cirugía invasiva, debes esperar un largo periodo de recuperación en comparación con los tratamientos estéticos de menor importancia. En la mayoría de los casos, el paciente necesitará de una a tres semanas antes de volver al trabajo y a su rutina diaria.

Algunos de los pacientes que se someten a una abdominoplastia sólo deben permanecer hospitalizados durante la primera noche, en cambio otros, deben quedarse uno o dos días. La duración de la estancia hospitalaria dependerá de la extensión de la cirugía.

Durante los primeros días posteriores a la abdominoplastia puede aparecer inflamación y dolor en la zona tratada. El médico te recetará analgésicos si es necesario. Durante los primeros días después de haber realizado el procedimiento, al paciente se le prescriben medicamentos para controlar el dolor y aliviar las molestias.

El cirujano te dará instrucciones específicas sobre cuándo puedes reanudar la actividad física. En general, a los pacientes que se han sometido a una abdominoplastia se les recomiendan comenzar con actividades suaves y luego pasar a otras más moderadas una vez han pasado cuatro semanas desde la cirugía. La mayoría de los pacientes que se someten a una abdominoplastia pueden reanudar todas sus actividades físicas entre la sexta y la octava semana postoperatorias.

Durante los primeros de tres a seis meses, las cicatrices parecen empeorar. Su aspecto puede mejorar con el tiempo, pero nunca desaparecerá por completo. Debes preguntar a tu cirujano plástico que preparaciones tópicas te recomienda para tus cicatrices.

Las personas que se han sometido a una abdominoplastia deben mantener los resultados obtenidos con una dieta adecuada y ejercicio. Las mujeres pueden volverse a realizar otra abdominoplastia si vuelven a quedarse embarazadas.

Valoración: 3.8/5 (24 valoraciones)

Artículos relacionados con Abdominoplastia