Liposucción

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

La liposucción y el contorno corporal son las técnicas quirúrgicas destinadas a mejorar el aspecto de cualquier zona del cuerpo a través de una combinación de aspiración de grasa, incisiones en la piel y reforzado de los músculos y de la piel que los recubren. Los cirujanos plásticos eliminan los depósitos de grasa utilizando un dispositivo de acero inoxidable llamado cánula.

Imagen de liposucción

La Lipo viene de la palabra griega "lipos", que significa grasa. La primera liposucción se realizó en 1974. La técnica se ha desarrollado a pasos agigantados desde entonces.

Gracias a los muchos avances en liposucción a través de los años, este procedimiento está considerado como uno de los procedimientos más seguros disponibles hoy en día. Otros términos relacionados con la liposucción son la lipoplastia y la lipectomía de succión.

Los costes de la liposucción

Los procedimientos de cirugía plástica no son baratos. Sin embargo, los costes de los procedimientos varían dependiendo de la zona en la que se debe realizar la liposucción. El coste medio de una liposucción que se lleva a cabo en una sola zona del cuerpo puede oscilar entre 1.600 € y 3.300 €, si se llevase a cabo en tres zonas el coste podría ser entre 4.800 € y 6.900 € y si se realizase en cinco zonas, éste podría ir entre los 7.300 € y los 9.000 €.

El coste se incrementará si las zonas a tratar son más amplias. Por ejemplo, el coste medio para una liposucción de abdomen puede ir desde 2.400 € y 6.500 €, pero el de una liposucción para el exterior de los muslos y los brazos puede ser aproximadamente de 1.600 €.

Tipos y procedimientos de liposucción

Hay dos tipos de liposucción. La liposucción convencional que implica la aspiración de la grasa bajo la piel con agujas huecas de un diámetro pequeño que se insertan a través de pequeñas incisiones o agujeros realizados. Estas agujas o cánulas están unidas a una fuente de alta presión al vacío, lo que provoca que la grasa se adhiera a las aberturas de la cánula.

El cirujano plástico retira la grasa que queda pegada a ambos lados de las cánulas a causa de los diversos movimientos de la aguja. Las partículas de grasa son entonces aspiradas con un dispositivo de aspiración. Cuando se produce la cicatrización de la piel que recubre esta zona, ésta se ajusta a la masa de grasa reducida de la zona dónde se ha realizado la liposucción y los contornos del cuerpo no deseados se disminuyen.

La liposucción asistida con ultrasonido o UAL es el segundo método que se utiliza para facilitar la liposucción. Se transmite energía ultrasónica a un transductor, que transforma las ondas sonoras en vibraciones mecánicas que se transmiten a una sonda o cánula insertada en la grasa.

La vibración de la sonda o cánula provoca la cavitación del tejido y el derretimiento de la grasa. Inicialmente la UAL utilizó una sonda sólida para derretir la grasa, la grasa fundida se escurría por las incisiones quirúrgicas o se succionaba como se hace en la liposucción convencional. Hoy en día, se utiliza una sonda hueca, permitiendo simultáneamente la fusión y el drenaje de la grasa.

Las ventajas de la liposucción asistida con ultrasonido son:

  • Una evacuación de la grasa más completa que produce una mayor reducción del volumen.
  • La fusión selectiva de la grasa, que permite una relativa preservación de otros tejidos de colágeno que ayudan a una retracción de la piel más eficaz.
  • Implica un menor esfuerzo mecánico por parte del cirujano y una mayor eficiencia operativa.
  • Una mayor eficiencia en las zonas con cicatrices.

Las desventajas de la técnica del ultrasonido son:

  • Las sondas utilizadas en la UAL son más grandes que las cánulas convencionales, por lo que se necesitan unas incisiones más grandes y las cicatrices serán más visibles.
  • Los efectos de la energía ultrasónica no sólo afecta a la grasa. Otros tejidos, incluyendo la matriz de colágeno que prevé a la piel, puede sufrir lesiones.
  • La sonda de vibración rápida se calienta, por lo que a los tejidos circundantes a lo largo de toda la longitud de la sonda les puede causar quemaduras térmicas. La incisión debe ser protegida de las quemaduras con un manguito resistente al calor en el punto de la inserción, lo que requiere una incisión aún más grande para aceptar tanto el manguito como la sonda.
  • Se debe llevar a cabo una liposucción convencional después de la UAL con el fin de evacuar la mayor cantidad de grasa derretida como sea posible.
  • La UAL es más lenta que la liposucción convencional, lo que da lugar a que sea una operación complementaria aprovechando la duración de la anestesia.

¿Eres un buen candidato para la liposucción?

Si tienes zonas protuberantes y flácidas en tu cuerpo debido al exceso de grasa, especialmente en el abdomen, los brazos, los muslos y el cuello, la liposucción puede ser la opción que buscas. Especialmente este puede ser tu tratamiento ideal si eres una persona que sigues una dieta saludable y te mantienes en buena forma física pero, sin embargo, estos depósitos de grasa persisten.

Las depósitos de grasa pueden ser el resultado de factores genéticos, nuestra propia química del cuerpo y muchas otras causas. Las personas con depósitos de grasa localizados y resistentes al ejercicio, por lo general, son las que obtienen los mejores resultados pero debes tener en cuenta que el aspecto de flacidez de la zona que se va a tratar mediante la liposucción puede persistir.

La liposucción no es un tratamiento para la pérdida de peso. Las personas que tienen mucho sobrepeso o que tienen grandes zonas con depósitos de grasa no son generalmente buenas candidatas. Es recomendable que el paciente se adelgace en primer lugar y reduzca la zona de grasa a tratar mediante la dieta o el ejercicio antes de considerar someterse a una liposucción.

Preparación para la liposucción

Tu cirujano plástico te debe informar de las precauciones especiales que debes tomar. Por ejemplo, a las mujeres que toman píldoras anticonceptivas se les puede recomendar que dejen de tomarlas y que los sustituyan por otros métodos alternativos hasta después de la cirugía de la liposucción. El médico te puede aconsejar que dejes de tomar ibuprofeno, ya que este medicamento diluye la sangre. Debido a que estarás bajo los efectos de la anestesia, se te aconseja no comer ni beber nada después de la medianoche del día de antes de tu cirugía de liposucción. Antes de someterte a la cirugía, seguramente querrás tomar algunas medidas respecto a algunos temas personales.

Entre estos temas, se pueden incluir, el cuidado de niños o una larga baja médica laboral. No te debes tomar tu recuperación a la ligera. Además, si te tienen que eliminar grandes cantidades de grasa, es posible que te debas quedar ingresado en el hospital unos días. El día de la cirugía de la liposucción, el cirujano te hará unas marcas preoperatorias antes de la cirugía. Con el paciente de pie, las zonas a tratar se pintan con un rotulador. Las áreas que se deben evitar también se deben señalar.

Riesgos y las complicaciones de la liposucción

Las complicaciones serias son poco comunes. De hecho, el procedimiento de la liposucción tiene una tasa mayor de complicaciones favorables en comparación con otros procedimientos cosméticos. Las complicaciones comunes de la cirugía, como el sangrado y la infección, se producen con poca frecuencia en la liposucción. Un número significativo de pacientes se someten a procedimientos secundarios.

Una segunda cirugía de liposucción puede ser necesaria para corregir las deformidades del contorno corporal, pero la causa más frecuente de realizar una cirugía adicional es la insatisfacción del paciente con los resultados. Algunos pacientes pueden sufrir depresiones postoperatorias a causa de las superficies que pueden requerir una corrección.

Liposucción posterior a la operación

Las pantorrillas y los tobillos se tratan con unas medias de compresión que deben utilizarse durante seis semanas. Otras zonas tratadas no suelen requerir el uso de prendas de vestir especiales. A todos los pacientes se les recomienda descansar en casa durante al menos cuatro o cinco días. Después de este tiempo de descanso, pueden volver al trabajo, siempre que no sea un trabajo extenuante. El ejercicio vigoroso puede reanudarse al cabo de tres semanas.

No hay un tiempo específico para el periodo de recuperación de la liposucción ya que algunos pacientes se curan más rápido que otros. Sin embargo, hay algunas pautas por la que los cirujanos plásticos se pueden guiar. Con cualquier tipo de cirugía, hay un cierto nivel de riesgo involucrado. La cirugía estética no es diferente. De hecho, debes ser muy consciente de los riesgos y de las posibles complicaciones antes de tomar tu decisión final.

Artículos relacionados con Liposucción