Aumento de mentón

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

El aumento de mentón gracias al uso de implantes, puede cambiar significativamente la estructura subyacente de la cara. El objetivo es equilibrar globalmente las características faciales y se puede realizar junto a otros procedimientos como por ejemplo una rinoplastia (cirugía de nariz) para lograr este equilibrio. Una razón para esto podría ser que un cambio en el tamaño de la barbilla cambia la percepción que tenemos de la nariz, es decir, la podemos ver tanto más grande como más pequeña. Los implantes de mentón también se pueden utilizar para corregir las deficiencias congénitas y traumatismos faciales.

Imagen de aumento de mentón

El aumento de mentón se puede conseguir gracias a implantes duros hechos de silicona u otros materiales sintéticos, hueso o grasa del cuerpo del paciente, tejidos del banco de tejidos u otros implantes biológicos. El aumento de mentón también se puede lograr mediante la manipulación del hueso principal de la mandíbula (maxilar inferior).

Con este tipo de corrección se consiguen unos resultados más notables que con los implantes. Este tipo de cirugía de aumento puede ser realizada por un cirujano oral, por un cirujano maxilofacial, por un cirujano plástico o por un otorrinolaringólogo (espcialista médico que estudia el oído, la nariz y la garganta).

Quien puede someterse a un aumento de mentón

Aquellos a quienes les gustaría cambiar el aspecto de su "mentón de apariencia débil" pueden beneficiarse del aumento de mentón. De la misma forma ocurre justo en caso contrario, con las mujeres que no están conformes con su mentón por ser demasiado prominente o de aspecto "varonil". En este caso, una reducción de mentón podría ser la solución para conseguir un aspecto más femenino.

Tipos de aumento de mentón

El tipo de cirugía para el aumento de mentón que se llevará a cabo depende tanto del material utilizado para el implante como de la necesidad de manipulación del hueso para el procedimiento. Dependiendo de estos conceptos, el paciente puede necesitar o bien un aumento de mentón gracias a la colocación de un implante o una cirugía de reducción ósea.

La cirugía de reducción de mentón es un procedimiento que reforma el contorno del hueso de la zona de la barbilla en el que se modifica la altura y la anchura del hueso para mejorar el perfil facial del paciente y para obtener un equilibrio de la estructura facial. El cirujano realiza esta cirugía rebajando el hueso con una osteotomía (corte de hueso) con la ayuda de una máquina especial (sierra oscilante). Es necesario hacer una radiografía facial del paciente antes de la cirugía para evaluar su estructura ósea facial. Esta radiografía proporciona la información necesaria para que el cirujano pueda determinar la cantidad de hueso que debe ser eliminado.

Características de los pacientes

Un buen candidato para el aumento de mentón es una persona que goza de buena salud física y mental, sin enfermedades previas relacionadas (especialmente sin trastornos óseos) y que quieren equilibrar sus rasgos faciales. Los pacientes que se someten a esta cirugía deben tener unas expectativas razonables con respecto a los resultados y al periodo de recuperación.

Esto es importante porque los resultados finales pueden no ser evidentes hasta pasados tres o cuatro meses después de la cirugía. Esta espera puede hacer que un paciente inestable emocionalmente sea más susceptible a la depresión. Además, el paciente no debe haber estado tomando isotretinoína (Accutane, que ya no se vende desde el 06/25/09, pero que el medicamento genérico, es decir, la isotretinoína, si que está disponible) durante los últimos seis meses.

El procedimiento y los materiales utilizados

Nota: los pacientes que están planeando someterse a un aumento de mentón se deben preparar y dejar aconsejar antes de someterse a la cirugía programada. Los pacientes deben evitar durante las dos o tres semanas previas a la cirugía, el tabaquismo, el alcohol, los esteroides, los AINE (antiinflamatorios no esteroides como la aspirina, el ibuprofeno, el naproxeno, el ácido mefenámico, etc), el té de hierbas, los medicamentos a base de hierbas, la vitamina E, medicamentos antigoagulantes como la heparina y el Coumadin (warfarina sódica), los medicamentos regulados como el Valium (diazepam), las píldoras anticonceptivas orales, las pastillas dietéticas y las drogas prohibidas como las metanfetaminas.

Estos pueden retrasar la curación, prolongar el sangrado durante la cirugía e interactuar con la anestesia. Se aconseja que los pacientes tengan una larga conversación con su cirujano para minimizar el posible riesgo y las complicaciones. Esta conversación debería ser obligatoria en todos los procedimientos quirúrgicos.

Materiales de implante para el mentón

Los tipos de implantes de mentón disponibles son los implantes de silicona (en diferentes grados de suavidad), los implantes de silicona "elastómeros" (algunos polímeros tienen propiedades similares al caucho natural) y los implantes de polietileno poroso. Entre otros materiales relacionados con los implantes se incluyen el Supramid (un material de sutura) y el Mersiline (un material similar a una malla) que puede ser utilizado para la ”sujeción ósea”.

El Gore-tex es otro material comúnmente utilizado. Es conocido por la abreviatura de su nombre químico, ePTFE (politetrafluoroetileno expandido) o Gore SAM (materiales Gore de relleno subcutáneo). Este material goza de tanta popularidad porque es un material biocompatible (compatible con los tejidos vivos) y porque el ePTFE es flexible, suave pero muy fuerte, puede ser fácilmente moldeado y se puede asegurar al hueso con tornillos de titanio. Este material es poroso por lo que es ideal para ser insertado entre los tejidos blandos y el hueso. La porosidad del material permite el crecimiento óseo a través del implante y por lo tanto, una mejor fijación.

Otro material utilizado para los implantes de aumento de mentón se conoce comercialmente como AlloDerm. El AlloDerm proviene de donantes fallecidos de tejidos. Justo después de la muerte del donante, los médicos retiran una delgada capa de tejido de la piel. Este tejido es tratado con antibióticos y otras sustancias con la finalidad de eliminar las células y el ADN que pueden provocar rechazo. El material procesado se utiliza para cubrir el implante de mentón.

Además, el hueso y la grasa pueden ser del cuerpo del propio paciente. Esto, por supuesto, requiere un procedimiento adicional ya que la grasa se debe extraer previamente para ser procesada antes de volverla a inyectar (ver: liposucción) en el cuerpo del paciente. En el caso de los huesos, el material se coge generalmente de la pelvis del paciente (hueso ilíaco) o de las costillas.

Procedimiento del aumento de mentón (con implantes)

Los procedimientos de aumento de mentón, en los cuales se involucran implantes, se realizan generalmente de forma ambulatoria. La cirugía se puede llevar a cabo tanto en una sala preparada para este fin en la consulta del cirujano como en una clínica dedicada a la cirugía o un hospital local.

El procedimiento de implante de mentón se puede realizar bajo anestesia local o general, dependiendo de la preferencia del paciente o de la recomendación del cirujano

La cirugía de implante de mentón dura aproximadamente un poco menos de una hora. Si quieres que durante esta cirugía también se te realicen otros tipos de procedimientos, como por ejemplo, una rinoplastia, evidentemente la duración será mayor.

Una vez que la anestesia ha hecho efecto, el cirujano hace una incisión en una de las dos zonas. La incisión puede hacerse dentro de la boca (a lo largo del labio inferior) o puede en la piel justo debajo de la barbilla. El cirujano creará un bolsillo en la parte frontal de la mandíbula.

El implante de mentón, debe ser previamente seleccionado por tamaño y forma para proporcionar resultados óptimos. Este implante escogido se introduce en el bolsillo bajo el músculo de la barbilla y por encima del hueso.

Si el implante se ha insertado a través de una incisión bucal, probablemente el cirujano cierre la herida con puntos de disolución, ya que éstos se disuelven en unos 10 días o incluso menos.

Si se hace la incisión en la barbilla la herida se cose con puntos normales. El cirujano los retirará durante la primera visita de seguimiento que normalmente tiene lugar a la semana de la cirugía. Además, después de la cirugía, la barbilla se cubre con un vendaje adhesivo para proporcionar mayor sujeción y para limitar la inflamación y el malestar. Es recomendable aplicar sobre la zona tratada compresas frías después de la cirugía para reducir la inflamación.

Después de la cirugía, el paciente será trasladado a la sala de recuperación dónde sus signos vitales serán monitoreados hasta que el médico crea que se puede ir a casa. Si vives solo, es recomendable que un familiar o amigo te pase a buscar por el hospital para acompañarte a casa y quedarse contigo, al menos, durante los primeros días.

El periodo de recuperación

Experimentarás un cierto malestar, moretones e inflamación en la barbilla y la zona de la mandíbula durante varios días después de la cirugía. Al hablar puedes notar molestias. Todas estas sensaciones deberían disminuir considerablemente en unos días. Tu cirujano se encargará de informarte de lo que no puedes comer y cómo debes cepillarte los dientes.

Si el implante de mentón se coloca mediante una incisión en la boca, es probable que tengas restricciones en los tipos de alimentos que puedes comer durante los primeros días del periodo de recuperación. Seguramente el médico te recomendará que sigas una dieta blanda y que tomes batidos de suplementos alimenticios. De esta manera, obtendrás los nutrientes necesarios para poder recuperarte adecuadamente sin dañar la zona tratada.

Antes de someterte a la cirugía, piensa en adecuar una habitación de tu casa para el periodo de recuperación, ya que necesitarás descansar. Tu actividad se verá limitada durante unos días. En esta habitación o cerca de esta habitación deberás tener los siguientes productos:

  • Paquetes de hielo o compresas frías. Algunos sugieren que una bolsa con guisantes congelados también puede servir para este propósito ya que es capaz de mantener fría la zona sin posibilidad de mojarla y se amolda a la forma de la cara.
  • Alimentos blandos para comer cuando tengas hambre.
  • Medicamentos recetados, en estos podemos incluir los medicamentos para el dolor, enjuagues bucales, etc.
  • Un termómetro, para que puedas comprobar tu temperatura con regularidad para detectar una elevación de la misma que puede indicar una infección.
  • Rollos de gasa para absorber cualquier descarga adicional o sangrado.
  • Un teléfono con una lista de números de contacto a los que poder llamar en caso de urgencia o consulta, como por ejemplo, el del médico que te ha tratado. Grabar estos números en la marcación rápida del teléfono es también una buena idea, pero asegúrate de hacer una prueba antes del día.

Los riesgos asociados con la cirugía de aumento de mentón

Al igual que con todas las cirugías estéticas, existen unos riesgos comunes de los que tu médico te debe informar antes de someterte al procedimiento. Además de los riesgos quirúrgicos comunes, existen riesgos específicos en este procedimiento. Entre los riesgos se pueden incluir los siguientes:

Hay un riesgo común de infección en todas las cirugías. Normalmente, esta infección puede ser tratada exitosamente con antibióticos recetados por el médico. En el caso que hubiera infección en toda la zona dónde se ha colocado el implante de mentón y no pudiera ser controlada con antibióticos, podría ser necesaria una cirugía adicional para eliminar temporalmente el implante hasta que la infección desaparezca.

La inflamación, los moretones y las molestias posteriores a la cirugía: son los típicos síntomas en muchas operaciones. Estas molestias deben ser temporales. Si el dolor persiste más allá de lo que se espera, debes llamar inmediatamente a tu cirujano o al equipo de atención médica de apoyo.

Los riesgos específicos del implante: Los implantes de mentón se pueden hacer de diferentes materiales. Los riesgos específicos pueden estar asociados con el material que se utiliza en la cirugía. Este punto lo debes hablar detenidamente con tu cirujano. Si el cirujano coloca el implante de mentón mal alineado, el resultado podría ser un aspecto desequilibrado. Para arreglar este problema, el paciente puede necesitar volverse a someter a una cirugía adicional.

Precio del aumento de mentón

Como en la mayoría de las cirugías estéticas, los costes se pueden dividir en tres apartados principales: Los honorarios del cirujano, la anestesia y la cuota de las instalaciones. Los costes son variables y dependen de la experiencia del cirujano y la complejidad del procedimiento. Por ejemplo, los procedimientos complicados pueden durar unas cuantas horas, éste es un factor que aumenta los costes quirúrgicos. En estos costes quirúrgicos se incluyen la anestesia y la tarifa de las instalaciones. Al necesitar más tiempo en la sala de operaciones, el coste de ésta sube. Todo esto en conjunto, hace aumentar el precio total del procedimiento.

En los procedimientos en los que se requiere anestesia general, será necesario que el paciente pase la primera noche en el hospital y por lo tanto, esto hace encarecer el procedimiento. Si el procedimiento se realiza con anestesia local, no será necesaria la hospitalización. El coste de las instalaciones en las que se lleva a cabo el procedimiento es un factor que influye en el precio del procedimiento. Si te sometes a más de un procedimiento a la vez, obviamente te saldrá más caro, pero también debes tener en cuenta que habrán tasas que se solapen.

El precio medio de la mentoplastia o de la genioplastia oscila entre 1.620 € y 2.350 €. Normalmente este procedimiento se lo costea el paciente. Sin embargo, hay casos en los que es posible que la operación pueda entrar por la Seguridad Social o por la mutua. En otros casos aunque estas entidades no se hagan cargo del coste total de la cirugía es posible que se hagan cargo de un porcentaje. Las reconstrucciones faciales a causa de un traumatismo o los defectos de nacimiento, vendrían recogidos en estos dos últimos puntos, ya que se consideran procedimientos medicamente necesarios. Aparte de la mutua médica, el cirujano te puede ofrecer opciones de financiación que pueden hacer que el procedimiento o procedimientos sean más asequibles. Consulta con tu mutua o con tu cirujano si existen opciones de financiación.

10 preguntas que hacerle a tu cirujano durante la primera visita

  • ¿Cuáles son las expectativas reales de los resultados del procedimiento?
  • ¿Cuál es el nivel de experiencia del cirujano en la colocación de implantes de mentón? ¿Cuantas operaciones de este tipo ha realizado?
  • ¿Tienen fotos disponibles de casos reales dónde se muestren el antes y el después de pacientes que se han sometido a este procedimiento?
  • ¿Qué porcentaje de pacientes experimentan complicaciones con los implantes de este tipo? ¿Cuáles son las complicaciones más comunes?
  • ¿Dónde se realiza la cirugía para la colocación de un implante de mentón (centro) y cuánto tiempo dura el procedimiento? ¿Esta institución está acreditada?
  • En mi caso, ¿Cuál sería la técnica y el material del implante más apropiados?
  • ¿Cuáles son mis opciones de anestesia?
  • ¿Cuál es el precio total del procedimiento (incluyendo el seguimiento, los honorarios del cirujano, la anestesia, los honorarios de las instalaciones y los gastos incidentales)?
  • ¿Cuál es la política del cirujano en cuanto a corregir o repetir el procedimiento si el implante no cumple con las metas acordadas o si surge alguna complicación?
  • ¿Qué debo esperar, en cuanto a la recuperación (incomodidad, el tiempo de inactividad laboral, el nivel de actividad, etc)?

Artículos relacionados con Aumento de mentón