Cirugía de orejas

Cirugía y estética

Información sobre cirugía estética y tratamientos estéticos

Hay muchos aspectos psicológicos negativos relacionados las orejas deformes o dañadas. Notar las miradas y ser objeto de burlas (especialmente entre los más jóvenes) puede hacer que las interacciones sociales positivas se conviertan en situaciones difíciles.

Imagen de cirugía de orejas

Los niños que van al colegio son especialmente susceptibles a la intimidación o a las burlas de los otros niños debido a la percepción de cualquier deformidad o diferencia con los otros niños. Esto puede conducir que el niño desarrolle un bajo nivel de autoestima, que incluso puede afectar al rendimiento académico y en algunos casos, a trastornos de personalidad. Afortunadamente, este escenario se puede aplacar con una otoplastia y después de la cirugía, los que rodean al individuo se centrarán en la persona real, en lugar de en la deformidad física.

Tipos de de cirugía de orejas

Se pueden aplicar diferentes tipos de cirugía de orejas dependiendo del problema a tratar. Todos los tipos de deformidades de orejas pueden ser tratados pero es importante hablar del procedimiento al que te vas a someter con tu cirujano ya que cada caso tiene sus propias cualidades.

Características de los pacientes

El candidato ideal es aquel paciente que desea mejorar o corregir problemas de tamaño o la forma de sus orejas. Estos problemas pueden ser orejas muy grandes, grandes pliegues en los lóbulos de las orejas, un pliegue en la parte superior de la oreja, lóbulos demasiado grandes en proporción a la orejas, orejas muy pequeñas o sin dobleces ni pliegues naturales.

La primera visita es una parte esencial del proceso quirúrgico. Un paciente potencial debe entender las expectativas realistas sobre los resultados quirúrgicos y deben hablar, largo y tendido con el médico para comprender todos los detalles del procedimiento recomendado en su caso en especial.

Los niños tienen más oportunidades de obtener mejores resultados, debido a la flexibilidad del cartílago, a diferencia de los adultos. Sin embargo, el niño debe haber desarrollando casi completamente las orejas, por lo tanto, hasta que el niño no haya cumplido entre los cuatro y los seis años de edad, no se considerará buen candidato para someterse a esta cirugía.

Procedimiento de la cirugía de orejas

La conversación sobre el tipo de anestesia que se utilizará en la cirugía, por supuesto, tiene lugar durante la primera visita. Dependiendo de la edad o disposición del paciente se utilizará una anestesia local o una anestesia general. La anestesia general permite que el paciente esté dormido durante la cirugía, mientras que con una anestesia local, el cirujano adormece la zona permitiendo que el paciente permanezca despierto durante la cirugía pero sin notar dolor. Una vez que la anestesia hace efecto, se inicia la cirugía. La zona que tiene que ser operada tiene que limpiarse y prepararse.

Como se mencionó anteriormente, existen diferentes tipos de procedimientos que dependen del problema o problemas que el paciente quiere arreglar. Una técnica común consiste en que el cirujano realice una incisión en la parte posterior de la oreja y exponga el cartílago. El cartílago puede ser modelado y doblado hacia la parte de atrás de la cabeza. Las suturas o puntos se utilizan para mantener la nueva forma de las orejas mientras se cierra la incisión realizada. En algunos casos, se puede eliminar un trozo más considerable de cartílago. Esto dará como resultado un pliegue más natural en la oreja.

Otro tipo diferente de procedimiento consiste en realizar una doblez similar a la de la oreja. En este caso, se retira un trozo de piel y se cose la oreja para doblar el cartílago sobre sí mismo. Este remodelado de oreja con la no eliminación del cartílago, en general, es un procedimiento que suele durar entre dos y tres horas, dependiendo del problema a tratar.

Incluso si la protuberancia se limita a una oreja, por lo general la cirugía se realiza en ambas orejas. Esto se hace así, para crear un mayor equilibrio entre las dos orejas. Las expectativas realistas deberán haber sido discutidas con el cirujano para que el paciente entienda que el objetivo de este tipo de cirugía es la mejora, no perfección. La obtención de unas orejas perfectamente proporcionadas es poco probable con estos procedimientos de otoplastia.

El periodo de recuperación

Después de someterse a una cirugía de otoplastia el paciente tiene que ser consciente que tendrá una ligera cicatriz detrás de cada oreja, que con el tiempo desaparecerá. Los pacientes suelen ser dados de alta poco después de la cirugía, es decir, unas horas después de que se haya realizado la cirugía. El cirujano colocará un vendaje se en la cabeza del paciente, justo después de la cirugía, para proteger la zona y favorecer el moldeado.

En previsión a las molestias que puedas sentir, el cirujano te recetará una series de medicamentos que te calmarán el dolor. A la semana de haber realizado la operación, el paciente deberá presentarse a la primera visita de seguimiento para que le quiten los puntos y para informarse cuáles son las actividades no puede realizar por el momento para proteger las orejas. Normalmente los adultos pueden volver al trabajo a los cinco días después del procedimiento y los niños pueden regresar a las clases a la semana.

Los riesgos asociados con la cirugía de orejas

Son raros los riesgos relacionados con la cirugía de orejas pero aún así existen. Los riesgos de infección quirúrgica están presentes y pueden ser tratados con antibióticos. De vez en cuando, se puede desarrollar un coágulo de sangre. En este caso se puede intentar eliminar efectuando un corte con una aguja o esperando que se disuelva por él mismo de forma natural.

Sin embargo, el médico debe ser informado si esto ocurriese. La hipercorrección del procedimiento, el aflojamiento de los puntos o las pérdidas leves de audición también son posibles riesgos potenciales. Sin embargo, éstos pueden ser reparados por el mismo cirujano si se llegasen a producir.

Precio de la cirugía de orejas

En la cirugía de orejas u otoplastia) los costes oscilan entre 1.600 € y 4.060 €. Además de esto, pueden haber gastos adicionales, como la medicación preoperatoria y postoperatorio y los cuidados adicionales. La mayoría de los cirujanos, sin embargo, ofrecen opciones de financiación para facilitar a sus pacientes el pago de la otoplastia. En primer lugar, deberías consultar con tu mutua, en el caso que la tuvieras o con la Seguridad Social para ver si se este tipo de operación queda cubierta por alguno de ellos.

10 preguntas que puedes hacerle a tu cirujano durante la primera visita

  • ¿Cuáles deberían ser mis expectativas realistas del resultado de la cirugía?
  • ¿Cuántas cirugías similares ha realizado el cirujano que me va a operar?
  • ¿Cuáles son los detalles del procedimiento que se van a realizar en mi caso?
  • ¿Me podéis enseñar algunas fotos del antes y el después de casos reales que habéis llevado a cabo?
  • ¿A qué problemas me puedo tener que enfrentar en el periodo de recuperación?
  • ¿Cuáles son los riesgos que conlleva este tipo de cirugía?
  • ¿Cuál es la política para la reparación o la repetición del procedimiento si los resultados no son aceptables?
  • ¿Cuál es el porcentaje de complicaciones que los pacientes experimentan en este procedimiento?
  • ¿Dónde se realizará el procedimiento? ¿Se trata de un centro acreditado?
  • ¿Qué tipo de anestesia se recomienda en este procedimiento y por qué?

Artículos relacionados con Cirugía de orejas